Bienvenidos a OBJETIVO TRADICIÓN, un proyecto que se basa en el estudio y la divulgación del patrimonio cultural inmaterial tan rico que posee España. Te invitamos a conocerlo a través de los ritos, costumbres, fiestas, tradiciones, folklore... que traemos hasta este espacio. ¡Gracias por tu visita!

domingo, 24 de noviembre de 2013

LOS "CHOZOS" DE SANTA CATALINA DE EL PUENTE DEL ARZOBISPO


El 25 de noviembre es la fecha en que la iglesia recuerda la memoria de la mártir cristiana Santa Catalina de Alejandría, que sufrió el martirio allá por el siglo IV, siendo considerada posteriormente una de las santas más importantes en Europa, y a cuya protección se acogieron cantidad de pueblos y ciudades.

Especial veneración se la profesa en la villa toledana de El Puente del Arzobispo, pueblo que fundara en el siglo XIV el arzobispo de Toledo Pedro Tenorio, que mandó construir el puente sobre el río Tajo que da nombre a la localidad, y que siglos atrás recibía el nombre de La Villafranca de la Puente del Arzobispo.

La iglesia parroquial está dedicada a Santa Catalina de Alejandría. Cada año los puenteños cumplen con la tradición de honrar a su patrona el 24 y el 25 de noviembre. Si hay algo por lo que sobresale esta fiesta es por la costumbre de encender enormes hogueras la tarde-noche de la víspera de la Santa, a las que denominan “chozos”. A las siete de la tarde, el párroco desde el campanario lleva a cabo un volteo festivo de campanas que supone el aviso para que todos y cada uno de los chozos sean encendidos. Las campanas como vemos juegan también un papel muy importante en nuestros pueblos, quizás en la actualidad no tan notable como en otras épocas, en las que cada toque de campana contenía una información diferente o daba cuenta a las gentes de distintos momentos o acontecimientos en la vida del hombre, desde el aviso de una muerte, hasta el aviso de un incendio o el toque para ahuyentar las tormentas. Adjunto en esta entrada un vídeo que ilustra perfectamente ese punto de la fiesta, y en el que podemos observar cómo a medida que van sonando las campanas se van encendiendo los chozos en diferentes puntos de la localidad.

Desde ese preciso instante el pueblo se ve envuelto entre las llamas y el humo que desprenden las hogueras, cumpliendo así con el ancestral rito. Los chozos son enormes estructuras que los puenteños elaboran con ramas, maderas y palos, y que reciben su nombre por la semejanza que guardan con los chozos que construían los pastores. Estos pueden alcanzar varios metros y se llegan a encender centenares repartidos por todo el pueblo.

Estamos ante una fiesta propia del ciclo de invierno, donde el fuego es elemento principal como en todas las que se encuadran dentro de este período. En este caso podríamos considerar el fuego como elemento purificador, y a su vez como elemento lúdico pues, en torno a estas grandes hogueras se reúne el vecindario, que aprovecha las brasas que resultan tras haberse quemado el chozo, para asar gran cantidad de viandas que posteriormente comparten en un ambiente de hermanamiento. Alrededor del fuego los puenteños bailan y se divierten hasta bien entrada la madrugada, perpetuando así una de sus más pintorescas tradiciones.

Al día siguiente, El Puente del Arzobispo festeja a su Patrona Santa Catalina de Alejandría, celebrando por la tarde una misa en su honor y sacando su imagen en procesión por las calles de la villa alfarera.

No quiero acabar sin antes agradecer la valiosa colaboración de D. Rubén Zamora, párroco de Puente del Arzobispo, y de D. Sergio Tejero, que me han facilitado las fotos y vídeos que acompañan a esta entrada.

 
*Todos los textos, así como las imágenes y archivos de vídeo son propiedad del autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario