Bienvenidos a OBJETIVO TRADICIÓN, un proyecto que se basa en el estudio y la divulgación del patrimonio cultural inmaterial tan rico que posee España. Te invitamos a conocerlo a través de los ritos, costumbres, fiestas, tradiciones, folklore... que traemos hasta este espacio. ¡Gracias por tu visita!

martes, 25 de febrero de 2014

SANTAS Y SANTOS PROTECTORES (II): SAN BLAS, ABOGADO DE LOS MALES DE LA GARGANTA. DEVOCIÓN Y RELIGIOSIDAD POPULAR EN EL LUGAR DE MAÑOSA (TOLEDO)


 
San Blas, que se celebra el 3 de febrero, es invocado como abogado de los males relacionados con la garganta. Este hecho viene asociado al milagro que obró el Santo Obispo de Sebaste, salvando a un niño que se estaba ahogando al haberse tragado una espina de pescado. En muchas representaciones de San Blas encontramos la referencia a este milagro, apareciendo junto a él un niño arrodillado solicitando el favor del santo, o a éste llevándose una mano a la garganta.
Son muchos los lugares que le veneran, muchos los que celebran su fiesta, y muchos los que conservan curiosos rituales para proteger las gargantas. Ocurre con San Blas lo mismo que con San Sebastián o San Roque. Es un santo cuya veneración está muy extendida en España, habiendo infinidad de pueblos que le honran con especial fervor. Es el caso del despoblado de Mañosa, perteneciente en la actualidad al pueblo de Cebolla, en la provincia de Toledo, y que traigo hasta aquí por la importancia de su romería de San Blas.
Mañosa es uno de esos lugares mágicos donde el tiempo se detuvo hace algunos siglos. De lo que fue el pueblo sólo queda hoy la antigua parroquia de San Pedro Advíncula, del siglo XVI, actualmente ermita de San Blas, asociada al pueblo de Cebolla. Parece increíble que donde hubo casas, vecinos, e incluso cárcel y ayuntamiento, hoy no quede nada, tan solo la iglesia donde desde hace muchos siglos se ha dado culto a San Blas. Es fácil pensar que la parroquia se ha mantenido por el arraigo de la devoción al santo, cuya fiesta se sigue celebrando desde que el pueblo de Mañosa así lo estableciera mediante un voto realizado en el siglo XVII, por el gran fervor que se le profesaba. Mañosa inició su despoblación en el siglo XIX pasando finalmente a pertenecer a la villa de Cebolla, de la que dista apenas dos kilómetros.
Las gentes de Cebolla y de los pueblos limítrofes acuden cada 3 de febrero hasta Mañosa para celebrar la fiesta de San Blas que se prolonga varios días, convirtiéndose la ermita en lugar de peregrinación, al que llega gran cantidad de personas para encomendarse al santo. Durante los días que dura la romería es costumbre que los devotos ofrezcan exvotos de cera al glorioso San Blas. Cientos de gargantas con cintas de colores penden del arco que se coloca sobre las andas. En las cintas los devotos escriben su nombre o la petición que elevan al santo. Pero es tan grande la devoción por San Blas, que no solamente se ofrecen gargantas, sino también otras partes del cuerpo en cera, como pueden ser pies, piernas, manos… en agradecimiento al milagroso santo por haber librado de algún trance complicado al oferente. Es el santero de la ermita el que se encarga de vender las gargantas a los fieles que después las depositan junto al santo. La bella imagen de San Blas preside el retablo de la iglesia de Mañosa junto a San Pedro, titular de la antigua parroquia, y al que también se festeja cada año en junio, recordando así el patronazgo que ejercía antaño en el lugar.
La fiesta de San Blas comienza el 2 de febrero, día de la Candelaria, con el encendido por la noche de la luminaria en la explanada de la ermita. En el entorno se colocan atracciones, chiringuitos, puestos donde se venden dulces típicos… para el disfrute de los romeros. El día 3 tiene lugar el día grande en que se honra de manera especial a San Blas. Por la mañana tienen lugar la misa y el refresco que ofrece la Hermandad, y por la tarde la procesión de la venerada imagen por los alrededores de la ermita.
Una curiosa tradición es la que tiene lugar en los días posteriores a la fiesta. El santero, que custodia la ermita los 365 días del año, recorre el pueblo de Cebolla, casa por casa, con una pequeña imagen de San Blas, para recoger donativos para el santo y para el mantenimiento de la ermita, a la que se puede acudir en cualquier momento del año para pedir la intercesión de San Blas ante cualquier problema relacionado con la garganta.

*Todos los textos, así como las imágenes y los archivos de vídeo son propiedad del autor.

1 comentario:

  1. Ermosa imagen de San Blas de Mañosa,que jamas se pierdan nuestras costumbres,ami me interesa mucho sobretodo las que se hacen en los pueblos entorno a San Blas y su festividad.desde Jaen.

    ResponderEliminar