Bienvenidos a OBJETIVO TRADICIÓN, un proyecto que se basa en el estudio y la divulgación del patrimonio cultural inmaterial tan rico que posee España. Te invitamos a conocerlo a través de los ritos, costumbres, fiestas, tradiciones, folklore... que traemos hasta este espacio. ¡Gracias por tu visita!

lunes, 5 de mayo de 2014

LA “CARIDAD DE LINARES” Y LOS “BODIGOS” DE LA TORRE DE ESTEBAN HAMBRÁN


Cada mes de mayo, el pueblo toledano de La Torre Esteban Hambrán celebra una de sus fiestas más queridas y de mayor arraigo. Honran a la Virgen de Linares, advocación curiosa y singular, única en toda la comarca y en la provincia de Toledo. La verdadera advocación de la Virgen es “de las Misericordias”, el nombre de Linares alude al poblado, anejo de La Torre, del que fue traída poco después de su despoblamiento, que la tradición sitúa en torno al siglo XV. Linares contaba con parroquia propia, bajo el patrocinio de San Juan Ante Portam Latinam, el “San Juan de Mayo”, tan honrado y festejado en esta comarca, destacando la importante romería que tenía lugar en el despoblado de Hurtada, cercano a Torrijos, y en el que también era costumbre repartir la “caridad”, como ahora veremos que se hacía en Linares. Además en este anejo de La Torre existía una ermita o pequeño santuario donde recibía culto la Virgen de las Misericordias, que gozaba de gran devoción entre los vecinos de la cercana Santa Cruz del Retamar y los propios torreños. Cada año, el 6 de mayo, día de San Juan Ante Portam Latinam, se celebraba la romería que congregaba a vecinos de ambos pueblos. Era tradición repartir la “caridad” entre los romeros, consistente en pan, queso y vino. La costumbre de este reparto ha estado muy extendida a lo largo de la historia en muchas de las romerías que se han venido celebrando en España desde tiempo inmemorial. Son muchos los lugares que aún mantienen esta tradición. Centrándonos en el entorno que aquí se trata, cabe destacar la “caridad” de las cercanas localidades de Villa del Prado y Méntrida, que se reparte el Lunes de Pascua en la ermita de la Virgen de la Poveda de la primera localidad, y en la Romería de Berciana de la segunda.
Tras el despoblamiento de Linares, la romería se siguió celebrando en la ermita que sí permaneció en pie, hasta que tiempo después se vio conveniente trasladar la imagen de la Virgen a La Torre, donde estaría más protegida. Los vecinos de Santa Cruz, muy devotos de la Virgen de las Misericordias, mostraron su reticencia ante este hecho, oponiéndose al traslado de la imagen. Al enterarse los torreños de que la Virgen venía al pueblo para quedarse para siempre, sacaron en procesión varias imágenes de santos y santas de la parroquia, que salieron al encuentro de la Virgen “de Linares”, costumbre que permaneció de manera fiel hasta nuestros días como más adelante veremos. No obstante, cada año, la Virgen se siguió llevando a un paraje que se conoce con el nombre de “Caridad de Linares”, que toma su nombre del tradicional reparto, pasando años después a celebrarse la romería en las inmediaciones de la ermita de Santa Ana, muy próxima al núcleo poblacional de La Torre.
Es en este momento, cuando la tradicional “caridad” cambia su forma y su nomenclatura, pasando a denominarse “bodigo”, mollete de pan que se reparte la víspera de la fiesta, esta vez sin el acompañamiento del queso y el vino. La palabra bodigo tiene su origen en los vocablos latinos panis votivus, esto es, pan votivo, pan que es ofrecido por voto, a modo de ofrenda en las celebraciones religiosas, cuya finalidad es atender las necesidades de los más pobres. Los bodigos que se reparten en La Torre, llevan impresa la efigie de la Virgen de Linares, y son bendecidos por el cura párroco la mañana de la víspera en que se reparten entre los devotos. Mayores y niños cumplen la tradición de llevar estos panes a sus casas, y que a buen seguro, como en otras festividades, llevan impreso el marcado carácter propiciador de sustento para todo el año. Veíamos como en muchos lugares se guardaban roscas de pan con este fin, o se daban de comer trozos de estos panes a los animales para asegurarles buena salud.
Pero es curioso que después de muchos siglos, La Torre de Esteban Hambrán mantiene dos tradiciones que se dan la mano y que vienen a tener el mismo significado. Desde hace más de una década se recuperó la romería a la “Caridad de Linares” y el reparto de la caridad con la esencia de sus primeros tiempos, es decir, el pan, el queso y el vino, entregándose además la víspera el tradicional bodigo. La romería reúne a vecinos de La Torre y de Santa Cruz del Retamar el último domingo de abril, ante la presencia de la Virgen de Linares que es trasladada hasta el referido paraje en una bella carreta. Ambos pueblos perpetúan la tradición con la que sus antepasados cumplieron siglos atrás.
Las fiestas de Linares en La Torre de Esteban Hambrán tienen muchas reminicencias de aquellas romerías que tuvieron lugar en otro tiempo. Ritos que se llevaron a cabo en siglos ya lejanos, vuelven a tener vigencia cada año con motivo de esta festividad. El día grande la Virgen es trasladada por la mañana a la ermita de Santa Ana, en recuerdo de los años que allí se celebró la romería. Baja acompañada por la imagen de San Antonio, al igual que según la tradición, hizo en su venida de Linares. Por la tarde, la Virgen y San Antonio vuelven hacia la parroquia haciendo parada bajo un arco de romero que se levanta al final del la cuesta de Santa Ana, en el inicio de la plaza mayor. San Antonio se une a otras imágenes que han salido al encuentro de la Virgen, en recuerdo del día en que fue recibida por las mismas cuando llegó a La Torre a quedarse para siempre. Estas imágenes son la de San José, San Isidro, Santa María Magdalena y el Cristo Resucitado, además de algunos estandartes de otras cofradías. Todas las imágenes pasan delante de la Virgen haciendo tres genuflexiones ante Ella. Al llegar el turno del Hijo Resucitado, es la Virgen de Linares la que hace las tres genuflexiones incorporándose a la procesión, y cerrando el Cristo el cortejo.
Así perpetúan los torreños su curiosa tradición que, cargada de siglos, sigue manteniéndose por la gran devoción que profesan hacia la Virgen de las Misericordias que vino “de Linares” para quedarse entre ellos y ser su Madre.

*Todos los textos, así como las imágenes y archivos de vídeo son propiedad del autor.

2 comentarios:

  1. Me parece fenomenal que se expliquen las tradiciones de los pueblos,pues estoy segura que muchos no tienen ni idea de donde proviene lo de la Romeria ,los bodigos......etc .Muchas gracias

    ResponderEliminar
  2. Gracias a tí Paki por tu comentario. Un saludo

    ResponderEliminar