Bienvenidos a OBJETIVO TRADICIÓN, un proyecto que se basa en el estudio y la divulgación del patrimonio cultural inmaterial tan rico que posee España. Te invitamos a conocerlo a través de los ritos, costumbres, fiestas, tradiciones, folklore... que traemos hasta este espacio. ¡Gracias por tu visita!

viernes, 6 de febrero de 2015

“LA CANDELARIA” DE POLÁN


Muchos son los lugares que el 2 de febrero celebran la Candelaria, fiesta que rememora la Presentación del Niño Jesús en el Templo y la Purificación de la Virgen, cumplidos 40 días de haber dado a luz. Muchos son los ritos en torno a esta fiesta, relacionados con el fuego especialmente, tomando un sentido purificador. También tradicionalmente se dice que en este día el invierno comienza su final para dar paso pronto a la primavera. Los ritos paganos se mezclan con los religiosos en esta fiesta, y toman gran protagonismo las madres y sus hijos recién nacidos.
Es el caso del pueblo toledano de Polán, que cada año celebra esta fiesta cargada de ritos y de momentos significativos que la hacen sobresalir de otras que tienen lugar este día en muchos lugares.
En Polán se dedica a la Virgen de la Salud, imagen muy venerada por los polanecos a la que también festejan en septiembre. La fiesta se inicia con la bendición de las velas por parte del sacerdote que, tras la oración se dirige a la parte trasera de la iglesia donde aguarda la Virgen, para encender las velas que la acompañan. La imagen sale a recorrer las calles de Polán en procesión, escoltada por las madres cuyos hijos han nacido en el último año. Las madres van con sus pequeños y portan velas en sus manos que más tarde ofrecerán durante la misa; los padres se encargan de llevar las andas de la Virgen. El trono en el que va colocada la imagen va adornado con pequeñas campanillas y cascabeles que no paran de sonar. La procesión vuelve a la iglesia y se coloca a la Virgen en la parte trasera de nuevo para dar comienzo a un rito muy curioso que recuerda el trayecto que tuvo que hacer la Virgen hasta llegar al Templo para presentar a su Hijo. Los padres cogen las andas y a lo largo del espacio que une el final de la iglesia con el altar mayor hacen tres genuflexiones con la Virgen, como símbolo del respeto con que María acudió a presentar al Niño. Cuando la imagen hace la última genuflexión, un miembro de la cofradía hace entrega al señor cura de una gran rosca dulce adornada con cintas de colores, y un par de pichones que lleva a los pies en recuerdo de los que entregaron San José y la Virgen.
La Virgen retorna a su sitio sin dar la espalda al altar, realizando de nuevo las tres genuflexiones, para dar paso acto seguido a las madres y padres que se acercan hasta el altar para hacer entrega del cirio y para que sus hijos reciban la bendición del sacerdote y sean ofrecidos. Al final de la misa se hace entrega a todas las madres de una pequeña rosca dulce y una estampita de la Virgen.
Tras los actos religiosos la fiesta continúa “encá Lagarto”, una casa del pueblo a la que se dirigen los polanecos para participar en la rifa de las típicas roscas. El juego se dispone en varias mesas que se colocan en el patio, sobre las que se sitúan tableros con cartas de la baraja española. Se trata de un juego muy extendido en toda la zona circundante a Toledo, siendo muy frecuentes en sus tradicionales romerías, donde reciben el nombre de “quínolas”. Quienes participan hacen entrega de una cantidad determinada de dinero, lo que da derecho a elegir cuatro cartas que se señalan con una tablilla de madera. Cuando se han vendido todas, un miembro de la hermandad escoge una mano inocente para que saque de la bolsa una carta. Quien posee la carta que ha salido de la bolsa, es quien se lleva la rosca. Estas roscas son típicas de esta fiesta y llevan anises y azúcar.
Otro aspecto lúdico de la fiesta que se perdió hace varias décadas es la luminaria, que según me contaba mi informante se encendía en la plaza en la noche de la víspera, y que dejó de hacerse allá por los años 30 ó 40 del siglo pasado.
Agradezco la amabilidad y la información que me aportó Juan José Pleite, miembro de la Directiva de la Hermandad de la Virgen de la Salud, así como al párroco de Polán, con el que también pude conversar y me aportó datos sobre la celebración.

Las roscas que se entregan a las madres

Procesión de la Virgen
Las madres portan los cirios

Las madres con sus hijos escoltan a la Virgen

La rosca de la Virgen se entrega al señor cura

Juego de cartas en la rifa de las roscas

Las tradicionales roscas de la Candelaria

*Todos los textos, así como las imágenes y archivos de vídeo son propiedad del autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario