Bienvenidos a OBJETIVO TRADICIÓN, un proyecto que se basa en el estudio y la divulgación del patrimonio cultural inmaterial tan rico que posee España. Te invitamos a conocerlo a través de los ritos, costumbres, fiestas, tradiciones, folklore... que traemos hasta este espacio. ¡Gracias por tu visita!

jueves, 5 de febrero de 2015

“LA PROCESIÓN DE LOS ANGELITOS” DE SANTA CRUZ DEL RETAMAR


Desde hace varios siglos la localidad toledana de Santa Cruz del Retamar venera a la Virgen de la Paz y celebra sus fiestas cada mes de enero. La fiesta grande de la Virgen tiene lugar el día 24, pero hay otras dos fechas en las que también se la festeja de modo particular.
Una de ellas es el domingo siguiente al día grande, la fiesta conocida como “de los Soldados”. En ella los churriegos recuerdan un hecho histórico de gran repercusión para el pueblo que tuvo lugar en 1898. Varios jóvenes del pueblo fueron alistados para combatir en la Guerra de Cuba, y pasado un tiempo desde la finalización de la contienda, sus familiares y paisanos seguían sin tener noticias de ellos y sin conocer su paradero. El milagro aconteció un 24 de enero, día de la Virgen de la Paz. En el momento en que se celebraba la procesión de la venerada imagen por las calles de Santa Cruz, aparecieron los soldados churriegos a los que se daba por muertos. La gente admiraba el portento que atribuyeron desde ese mismo instante a la Virgen de la Paz. Una informante me contaba emocionada cómo su vecina decía que siempre recordaba cómo su abuelo narraba lo sucedido: “decía que parecía que los estaba viendo aparecer cerca de donde estaba el caño”. Desde entonces es tradición que los quintos acompañen y dediquen esta fiesta de acción de gracias a su querida Patrona. Con la desaparición del servicio militar y la pérdida de protagonismo de los quintos, ahora la fiesta la presiden militares profesionales que acuden cada año a Santa Cruz para rendir honores a la Virgen de la Paz en un vistoso y emocionante acto castrense que atrae a cientos de personas.
La otra fiesta de la que hablaba al inicio y en torno a la cual gira este artículo, es la de la Candelaria con la tradicional “Procesión de los Angelitos”. Se celebra el domingo más cercano al 2 de febrero, fiesta de la Presentación del Niño Jesús en el Templo, popularmente conocida como “La Candelaria”. La peculiaridad de esta celebración reside en la presencia de gran cantidad de niños pequeños que acompañan a la Patrona vestidos de angelitos durante la procesión. La Virgen lleva entre sus manos al Niño Jesús ataviado con el tradicional “traje de cristianar”, en recuerdo de la primera salida de la Virgen con su Hijo 40 días después de su Nacimiento. Abre la procesión un cortejo de niños que llevan a hombros unas andas que transportan la tradicional rosca realizada en mazapán y con forma de anguila. También sobre las andas se cuelgan roscas de pan y naranjas, y se adornan con banderas de papel a semejanza de la que lleva la Virgen de la Paz en su mano. Después de la rosca desfilan decenas de niños y niñas, algunos de ellos con muy pocos meses, que van escoltando a la Virgen en brazos o de la mano de sus padres, vestidos de angelitos. Todos visten túnicas blancas con bordados, motivos dorados y pasamanerías, portan alas de ángel y coronas o diademas. En sus manos llevan cestitas con flores y frutos como ofrenda a la Virgen. Cierra el cortejo la imagen de la Patrona. La procesión se celebra antes de la misa y da la vuelta a la iglesia, recordando ese viaje que la Virgen hizo hasta el Templo para presentar a su Hijo. Este hecho se recoge en algunas coplas de Navidad de la comarca como la que incluyo a continuación:
Esta noche nace el Niño
El día 1 lo bautizan
Y el día de la Candelaria
Sale con su Madre a Misa
 
Tras la procesión, los padres con sus pequeños angelitos se colocan en la parte delantera de la iglesia para dar comienzo a la misa. A la salida de la celebración tiene lugar la tradicional rifa de la rosca en la plaza del pueblo, y se hace entrega de una rosca dulce más pequeña, una naranja y una bandera a cada niño que ha participado en la procesión vestido de angelito. Así se da fin a esta entrañable tradición que el pueblo de Santa Cruz del Retamar revive cada año como se ha venido haciendo desde antaño.
*Todos los textos, así como las fotografías y archivos de vídeo son propiedad del autor.
Los pequeños angelitos cumplen con la tradición

Decenas de niños acompañan a a la Virgen

Los angelitos portan cestas con flores y frutos

Tradición que pasa de padres a hijos

La rosca de la Virgen

No hay comentarios:

Publicar un comentario